Un tour nocturno

Un tour nocturno que invita a conocer los misterios porteños
La Ciudad de Buenos Aires se sumó a grandes capitales del mundo como París, Londres y Roma, donde la propuesta es un éxito. El recorrido invita a los visitantes a conocer las historias detrás de las calles emblemáticas y el patrimonio histórico

Las visitas guiadas nocturnas por la ciudad son cada vez más populares. Foto portada iefpa.org.ar 

Buenos Aires posee incontables rincones emblemáticos, marcados por la historia y por la cultura de una sociedad ecléctica y rica en inmigraciones. Y, a partir de este año, los porteños tienen una nueva posibilidad de conocer su ciudad desde una perspectiva diferente y bajo las luces y estrellas de la noche. Se trata de una actividad nocturna por calles importantes de la ciudad, con visitas guiadas por sus adoquines que llevan a aprender más y a disfrutar de una velada única.

Desde el mes de febrero, todos los viernes se ofrecen visitas guiadas organizadas por el Ente de Turismo. El punto de encuentro cambia, pero a las 20 horas un grupo de intrépidos exploradores urbanos recorre las calles más importantes de la ciudad. De este programa ya participaron más de 1500 personas y pronto se convirtió en el de mayor convocatoria por encima de «Rincones», «Clásicos», «Edificios Emblemáticos» y otras visitas realizadas por el organismo.

Buenos Aires posee incontables rincones emblemáticos

Alfredo Fragueiro, director general de Desarrollo y Competitividad de la Oferta de Turismo en la Ciudad de Buenos Aires, y el máximo responsable del programa, aseguró en diálogo con Infobae que el éxito de esta iniciativa se debe a que Buenos Aires en el último tiempo decidió poner en valor muchísimos barrios que tienen una riqueza atrapante. «Buscamos recorridos que a la noche tengan un condimento especial, veredas anchas y una arquitectura o una historia que valga la pena contar. Tenés el caso de Avenida de Mayo, donde se remodelaron las fachadas, se pusieron luces LED y el circuito es muy ameno. Caminas tranquilo, te van contando diferentes historias y después te vas a comer algo por la zona», relató sobre la experiencia.

El horario no es un dato menor. Los circuitos están enfocados para descubrir calles que brillan por su iluminación artificial y donde se pueden medir con certeza las pulsaciones y la vibración de la vida nocturna. Es la primera vez que se organiza esta actividad desde el Ente de Turismo, pero Buenos Aires se suma a una práctica que ya se realizaba en París, Londres, Roma y otros lugares donde la noche es una extensión del día. Con el inicio de la primavera y dejando atrás el frío, la convocatoria promete seguir en aumento durante los próximos viernes.

Los circuitos están enfocados para descubrir calles que brillan por su iluminación artificial

«Para las visitas no tomamos un modelo en específico y se hacen nocturnas en diferentes ciudades. Pero nos gusta mucho, por ejemplo, lo de Berlín. Siempre hay un mismo lugar, el mismo horario, la gente ya lo sabe y llega siempre a tiempo. En esa misma línea estamos intentando manejarnos. Después tenemos nuevas ideas y estamos constantemente en busca de mejorar la experiencia. Ya para el año que viene estamos viendo de organizar visitas guiadas teatralizadas, que también pueden ser un valor agregado importante al momento de caminar estas calles», adelantó.

Un gran ejemplo sobre el impacto que tuvo este programa es el caso del viernes 17 de julio de 2016, en el cual se preveía un fin de semana largo con poco movimiento turístico. Sin embargo, en el marco de este proyecto, la Avenida Alvear recibió 400 visitantes, lo que significó el récord del año en visitas guiadas del Ente. Se tuvo que llamar a guías de refuerzo y a la policía para que cortara la calle. El recorrido por los opulentos edificios se concretó con éxito.

La Avenida Alvear recibió 400 visitantes, lo que significó el récord del año en visitas guiadas del Ente (Mariano Cerdeira)

Desde ese momento se pudo comprobar un dato curioso, que la mayoría de los participantes no son turistas de países extranjeros de paso por la ciudad, sino sus propios vecinos que, movilizados por un deseo de conocer su propio mundo, deciden unirse para descubrir sus secretos. Muchos recorren las calles que son parte de su rutina y otros deciden frenar en los pequeños secretos de los lugares que antes, debido al ajetreo cotidiano, habían pasado completamente por alto.

«Muchos ciudadanos descubren el propio barrio y buscan interiorizarse. Eso es muy lindo. Eso pasa en más de las 70 visitas por mes que ofrecemos, pero las nocturnas son, sin dudas, especial por el momento de la semana, y el horario», aseguró Fragueiro. Además de Avenida Alvear, que es la preferida de los porteños en las estadísticas, otros viernes se visitan Avenida de Mayo, Callao, Corrientes y Puerto Madero. La arquitectura y la historia son los ejes principales de los recorridos, pero siempre se debaten curiosidades de todo tipo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *